Tiempo de lectura: 2 Minutos

¿Pones todo de tu parte para empezar a hacer ejercicio, pero el impulso se te va rápidamente?

Es habitual que esto suceda, y más aun arrancando un nuevo año. Puedes tener toda la buena intención de hacerlo, pero si no estás bien mentalizado, excusas como estas no tardarán en llegar: “Hacer ejercicio me aburre”, “levantarme temprano es un tormento”, “tengo mucha pereza” o “ya no me alcanza el tiempo para nada”, “no veo ningún resultado”. Si esto te suena conocido, ¡buenas noticias!… Simplemente no te has preparado correctamente, pero a medida que vayas implementando estos tips verás como el ejercicio dejará de ser una pesadilla y se convertirá en un aliado que te traerá grandes beneficios en todos los aspectos de tu vida:

  1. Escoge una actividad que de verdad te guste:Es muy difícil cambiar nuestros hábitos, y más con actividades deportivas, donde se hace necesaria la disciplina y el esfuerzo. Por eso,  la clave del éxito es que busques un ejercicio que de verdad disfrutes.
  2. No te concentres únicamente en los resultados:Más importante que cualquier resultado, es poder disfrutar lo que haces. Si disfrutas lo que haces, los resultados llegarán por sí solos. Antes que cualquier objetivo, ponte como meta disfrutar el ejercicio.
  3. Establece días y horarios fijos:La disciplina es indispensable para hacer ejercicio, y esta puede ser la parte más complicada. Por eso, encuentra horas y momentos que sabes que puedes cumplir, y que no interfieren con aquellas actividades que son importantes en tu vida. No trates de reemplazar el ejercicio por alguna actividad que ya te gusta, pues eso hará que abandones rápidamente.
  4. Busca un compañero, equipo o grupo:esto puede ser de gran ayuda para mantener la motivación. Siempre habrá momentos donde querrás tirar la toalla, y un buen partner, equipo o grupo te ayudarán a no desistir.
  5. Ponte metas realistas:No te compares. Cada uno vive su propio proceso y va a su ritmo. Ponte metas que te desafíen y al mismo tiempo puedas cumplir. Recuerda que no es necesario satisfacer a nadie más.
  6. Haz uso del poder de la palabra:Cuéntales a los demás y haz real esta intención. Entre más personas sepan de tu propósito, tú te sentirás más comprometido a no dejarlo y así mismo tu red más cercana te apoyará y serán testigos de tu evolución.
  7. Trátate bien:No todos los días son fáciles y no siempre vas a tener la misma disposición para hacer ejercicio. Esto es normal, no le des mucha importancia, simplemente sigue adelante y mentalízate para que la próxima vez sea distinto. Prémiate cada que vayas cumpliendo las metas. Consiéntete y date permisos para que el ejercicio traiga salud y no sacrificio.