Por Pilar Ocampo

Hola,

Este es un mes muy especial para mi porque entro a formar parte de la familia SerVital. Como coach en fitness y nutrición quiero ofrecerles todo mi conocimiento y potencializar el bienestar de cada uno de ustedes, nuestros grandes amigos.

Como seres humanos, cuando tenemos experiencias que nos dan mucha alegría y nos hacen sentir plenos deseamos compartirlas con entusiasmo; por ejemplo, cuando comes algo increíblemente delicioso quieres dárselo a probar a la persona que está a tu lado, lo mismo pasa cuando te enteras de algo maravilloso: quieres que lo sepan tus familiares, amigos…¡hasta el gato! Es así como me siento con respecto a este blog y toda la información que podré compartirles a través de el, conocimientos que utilizo para vivir mi vida y que hoy quiero brindarte para que empieces a vivir la tuya de la mejor manera posible.

Tu cuerpo es tu pasado, tu presente y tu futuro. Lleva la memoria de tus antepasados, está cargado de genes, es la culminación de todo lo que alguna vez has comido y la manera en que lo cuidas determinará como vivirás tu vida.

¿Quieres que tu cuerpo te lleve a donde tu vida exija?  ¿Hacia el éxito, al amor de tu vida, a conquistar tus pasiones y aventuras? Entonces debes aprender a vivir bien. Pero no puedes hacerlo si ignoras que desafortunadamente vivimos en una sociedad llena de  estereotipos que nos obliga a compararnos con otras personas, cuando lo que necesitamos es concentrarnos en nuestras fortalezas, nuestras habilidades y nuestra propia belleza.

Hay una única verdad que debemos comprender: tu cuerpo es el único lugar que tienes para vivir, es el templo de tu alma y una maravillosa maquina celular de acciones en cadena que no podemos ni debemos entorpecer por simple desinformación. Debes aprender a cuidarlo y a sentir que tienes una relación con el; esto con el fin de que conozcas la alegría que produce comer correctamente, moverte y sudar.

Pero esta transformación no sucede en un día, no existe un remedio mágico ni una pastilla milagrosa. Queremos que encuentres en SerVital y a través de este blog el camino para educarte acerca de tu cuerpo; porque ejercicio, nutrición, conciencia y disciplina no son solo palabras, son herramientas.

Así que el primer paso y a pesar de lo difícil que ha sido el invierno es: ¡despójate de la pereza! Combátela con un poco de agua fría, buena actitud, respuestas amables, respiración honda; Se que a todos nos cuesta movernos pero es hora de coger nuestras propias riendas. Es una gran bendición poder vivir nuestra propia vida, respirar y sobrevivir cada día. Deja que la vida te sorprenda y mientras eso sucede transforma tu vida con SerVital. ¡Que esperas para empezar a sudar!