Por: Pilar Ocampo.

Qué rico es disfrutar de las vacaciones, así sea para quedarte en casa o entregarte a los placeres de viajar y de conocer de nuevas culturas y ofertas gastronómicas.

En lo personal, cuando salgo de viaje, trato de organizar mi maleta de manera que todo sea muy funcional. Las prendas  casuales que sean en tonos nude, blancos y azules para poderlos combinar, con toques de color en la parte de arriba. Mi equipamento deportivo básico: tenis para correr, una colchoneta, una banda plana cerrada  y una banda de tensión para poder realizar una rutina fácil, rápida, que me mantendrá, tonificada y mi corazón saludable. Como no hay tiempo de preparar mis propios snacks para llevar, los mercados fit ofrecen opciones deliciosas y saludables. En mi caso, cuando salgo a algún sitio a conocer y sé que la jornada es larga, llevo conmigo, mis barras de proteína que le brindan energía y nutrición a mi cuerpo, evitando que me coja el hambre y termine saciándome con calorías vacías.

Hay que disfrutar de todo lo que traen las vacaciones: tiempo en familia, sol, playa, risas, descanso, comida y ¡más comida! De esto último quiero hacer hincapié, es irónico preparar tu cuerpo para ese bronceado o fotos  que tanto esperabas y regresar a casa con esos kilitos de más. Recuerda que el secreto es elegir los alimentos con prudencia, tener moderación y tratar de permanecer lo más activo posible durante el viaje.

Estas son algunas de las recomendaciones que hemos hecho para ti, para que disfrutes tus vacaciones de manera vital:

 

  1.  En lo posible, si vas a permanecer muy quieto en  tu destino, procura salir a caminar o hacer algo de ejercicio 30 minutos al día.

 

  1.  Evita comer en restaurantes de comida rápida. Sus menús contienen productos con gran cantidad de calorías, mucha grasa saturada, harinas refinadas y azúcar. Las vacaciones son una buena oportunidad para experimentar nuevos sabores y disfrutar de la cocina local. Muchas veces los precios de los restaurantes locales son más asequibles que los de comida rápida y mucho más sanos.

 

  1. Trata de consumir frutas y verduras cada vez que puedas. Elige siempre comenzar con una ensalada de buen tamaño con varios vegetales, entre más colorida mejor. Cómela con aceite de oliva, vinagre o sal y limón; evita los aderezos cremosos. En los platos principales cambia los purés o papas fritas por verduras.

 

  1. La ingesta de alcohol también aumenta durante las vacaciones. Hay que ser más cuidadosos con su consumo, ya que el alcohol  nos aporta muchas calorías vacías y, combinado con el tema del sol, estás exponiendo tus músculos a una fuerte deshidratación y echas en saco roto todos tus días de entrenamiento. Toma mucha agua de ser necesario y mantén nivelada tu ingesta de proteína.

 

  1. Personalmente, recomiendo el agua en todo momento, incluso para pasar los alimentos. Pero si no eres muy amigo de esta a la hora de comer, te la recomiendo con un toque de limón, hojitas de yerbabuena, rodajas de toronja o cuadritos de sandía. Si no puedes prescindir del azúcar, pídele al mesero que te ponga en tu bebida endulzante sin calorías, en lo preferible stevia.

 

  1. Alienta a tu círculo familiar o de amigos que estén en ese momento contigo, a seguir estas mismas recomendaciones. Invítalos a dar una caminata, a reemplazar esa bebida azucarada por una opción más saludable. Planteen un día de todas las vacaciones como el “Día Vital” y dedíquenlo todo a hacer cosas diferentes  por su salud. Verán que al finalizar la jornada, recogerán algo de lo que más les gusto y lo empezarán a incluir en su vida diaria. Esto me funcionó una vez en unas vacaciones en las que le di a mi papá, un hombre de 70 años acostumbrado a una alimentación criolla valluna, una ensalada de rúgula que jamás había probado; hoy en día no puede faltar en su casa. Lo más lindo de hacer cambios en tu vida es ser el espejo para que otros puedan cambiar la suya.

De todo lo anterior, lo más importante: ¡disfruta con los que más amas, sonríe y abraza! Pequeños cambios en tus hábitos alimenticios se verán reflejados en varios beneficios a tu salud. Diviértete y cuídate. Disfruta tus vacaciones.

¡Nos vemos pronto!